¿Qué es un plan de pensiones y cómo funciona? Ventajas y alternativas

7 dic, 2018 -

Cada vez son más los ahorradores que buscan un complemento para la pensión pública de jubilación. Una buena manera de poder mantener el nivel de ingresos de que se dispone durante la vida laboral y de no ver mermado nuestro bienestar en el momento del retiro profesional. En esta dirección se alinean los planes de pensiones, productos de ahorro diseñados para crear un fondo económico que amortigüe el descenso de ingresos que supone el término de la actividad laboral. Pero también productos de inversión, con sus ventajas, sus inconvenientes y sus riesgos. Dada la complejidad de este tipo de productos, hoy nos acercaremos a los planes de pensiones, de cara a comprender su funcionamiento para poder determinar si son adecuados para nosotros como producto de inversión.

matrimonio senior campo

¿Qué es un plan de pensiones?

Un plan de pensiones es un producto financiero de ahorro e inversión vinculado a la actividad laboral o económica del inversor. Los planes de pensiones se conciben como productos de ahorro con el objetivo de que el cliente que los contrata pueda acumular un capital que le permita complementar sus ingresos durante su tiempo de jubilación. Desde un punto de vista formal, los planes de pensiones son un tipo de fondos de pensiones y tienen un funcionamiento muy parecido al de los fondos de inversión. Esto quiere decir que el dinero aportado por el inversor es utilizado por la gestora del plan de pensiones para intentar obtener una rentabilidad. Para ello, reinvierte el dinero del ahorrador en diferentes productos de inversión, tanto de renta variable como fija.

 

¿Cómo funciona un plan de pensiones?

Los planes de pensiones son productos financieros supervisados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, dependiente del Ministerio de Economía. Como ya hemos visto, al contratar un plan de pensiones, el inversor cede una cantidad económica a una entidad financiera que se dedicará a invertirla de cara a obtener una rentabilidad. Lo que diferencia a los planes de pensiones de otros productos de ahorro e inversión es su orientación a la jubilación del inversor, en lo que se basa el sistema de aportaciones y de rescate mediante el que funcionan estos planes.

A partir del momento de la contratación del plan de pensiones, el inversor deberá abonar una serie de aportaciones que constituirán el colchón de ahorro para su jubilación. En este sentido, los planes de pensiones son bastante flexibles, ya que el ahorrador puede hacer las aportaciones de forma periódica: de forma semanal, mensual, trimestral, semestral, anual, etc.; o bien a través de una única aportación.

Una vez que llega el momento, el ahorrador puede rescatar los derechos consolidados de su fondo de pensiones, es decir, el dinero que ha ido acumulando con el paso de los años. Esto puede hacerse de una forma también bastante flexible. Lo más normal es percibir una renta periódica que complemente el resto de ingresos del ahorrador: pensión pública, rentas inmobiliarias, otras actividades económicas e inversiones… En este caso, estaríamos hablando de un rescate del plan de pensiones en forma de renta. Pero también es posible rescatar los derechos consolidados a través del plan de pensiones en forma de capital, percibiendo todo el dinero en un único pago. Y por supuesto, también es posible recurrir a fórmulas de rescate mixtas, fraccionando el rescate en el cobro de una primera cantidad relativamente importante y en la percepción del resto del montante a través de rentas periódicas.

hombre pescando

¿Cuándo puede rescatarse un plan de pensiones?

Aunque el plan de pensiones se concibe en un principio como un complemento de ingresos a percibir en el momento de la jubilación, lo cierto es que el ahorrador puede rescatar su capital en más supuestos. En general, podremos rescatar un plan de pensiones en los siguientes casos:

  • Jubilación. Es la opción más extendida. Al alcanzar la edad de jubilación o de prejubilación, el inversor rescata sus derechos consolidados de cara a mantener un cierto nivel de rentas. También es posible rescatar el plan tiempo después de jubilarse.
  • Incapacidad laboral. Debe ser total y permanente y acreditada por la Seguridad Social.
  • Enfermedad grave.Cuando el titular sufra una enfermedad, dolencia o lesión que conlleve intervenciones quirúrgicas o tratamientos que le impidan desarrollar su actividad habitual durante más de 3 meses, o que le ocasionen secuelas permanentes que condicionen sus capacidades para el trabajo. También debe ser acreditada por la Seguridad Social.
  • Paro prolongado. Cuando el titular se encuentre en situación de desempleo de larga duración: más de 12 meses continuados de desempleo involuntario y sin cobro de prestaciones por desempleo.
  • Rescate parcial de las aportaciones realizadas hace más de 10 años. A partir de 2015, la ley permite rescatar las aportaciones a planes de pensiones que tengan más de 10 años de antigüedad. Esto quiere decir que si tenemos un plan de pensiones desde hace más de 10 años, podemos rescatar parcialmente el dinero acumulado desde el momento de la contratación, hasta 10 años antes del momento del rescate.
  • Fallecimiento del titular. Los herederos o beneficiarios podrán rescatar el plan de pensiones.

 

Ventajas e inconvenientes de los planes de pensiones

Es muy común pensar que un plan de pensiones es un producto que replica el funcionamiento de los sistemas de pensiones públicas, pero gestionado por una entidad privada. Esto es un claro error que puede llevarnos a concebir el plan de pensiones como una hucha de ahorro para la jubilación. Sin embargo, en la práctica los planes de pensiones son productos financieros más complejos que entrañan una serie de ventajas e inconvenientes para quien los contrata. La mejor forma de saber si un plan de pensiones es adecuado para complementar nuestra cartera de inversiones, es conocer a fondo estas ventajas e inconvenientes.

Ventajas de los planes de pensiones

La principal ventaja que suele remarcarse en el caso de los planes de pensiones es que entraña una serie de beneficios fiscales. En este sentido, el total de las aportaciones anuales a fondos de pensiones suponen un ahorro en el IRPF del inversor con el límite menor de los dos siguientes:

  • Desgravación de las aportaciones hasta los 8.000 € anuales.
  • En percepción individual, desgravación del 30 % de la suma de ingresos por rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas. 50 % a partir de los 50 años.
  • En el caso del fallecimiento del titular, los beneficiarios solo tributan el rescate de los derechos consolidados en el IRPF y no en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

 

personas sentadas puesta de sol

Inconvenientes de los planes de pensiones

Los planes de pensiones pueden configurarse de formas muy dispares en función del criterio de las entidades emisoras. Pero de manera general y sin atender a las características concretas de cada producto, podemos señalar una serie de desventajas comunes:

  • Poca liquidez. Los planes de pensiones no pueden rescatarse más que en los supuestos detallados más arriba.
  • Rentabilidad no garantizada. Como hemos visto, los planes de pensiones son una forma de inversión indirecta por parte del ahorrador en toda una suerte de productos financieros: fondos de pensiones, fondos de inversión, productos de renta fija, renta inmobiliaria, mercados de valores, etc. Una cartera que configura la entidad gestora del plan, y que puede suponer una rentabilidad positiva, pero también negativa. Es decir, puede darse el caso de que en el momento del rescate, recuperemos menos dinero del que hemos invertido a lo largo de años y años de ahorro.
  • Los planes de pensiones vienen a menudo asociados al cobro de comisiones por la realización de depósitos y de gestión. Además, al tratarse de un instrumento mediante el cual la gestora invierte en otros productos, esta puede repercutirnos las comisiones derivadas de los movimientos de los activos que componen el plan de pensiones.
  • Si antes señalábamos que la principal ventaja de los planes de pensiones son las ventajas fiscales que estos entrañan, lo cierto es que hay que matizar esta afirmación. Y es que si bien los planes de pensiones ofrecen ciertas desgravaciones para las cantidades aportadas, en el momento del rescate deberemos tributar las cantidades que recibamos como rendimientos del trabajo en nuestras declaraciones del IRPF, no como rendimientos del ahorro. Esto, además de suponer tipos impositivos distintos y normalmente más elevados para la misma cantidad, implica que estamos pagando impuestos por todo lo que hemos ahorrado previamente, no por los beneficios reales obtenidos por la rentabilidad del plan de pensiones.

 

alerta

Como hemos visto, los planes de pensiones son productos de inversión relativamente complejos. Es posible que puedan ofrecer una serie de ventajas para ciertos inversores que busquen unas características muy concretas en un producto de inversión, sobre todo si hablamos de planes de pensiones exclusivos para clientes VIP. Para el resto de los mortales, existen otras opciones de ahorro e inversión mucho más sencillas y seguras. Es el caso del Depósito Facto , un depósito de alta rentabilidad que nos permite obtener una rentabilidad de hasta el 1,50 % TAE* (1,50 % TIN). Y con total flexibilidad a la hora de realizar nuestras imposiciones, pudiendo elegir las cantidades exactas desde 10.000 € hasta 3.000.000 €; y las fechas de vencimiento, con períodos de imposición desde 3 meses a 60 meses. Una forma perfecta de ahorrar para la jubilación, con la seguridad que nos ofrece el Fondo de Garantía de Depósitos y la tranquilidad que nos da el poder configurar los tiempos de vencimiento según nuestra previsión de necesidad de liquidez para el futuro.

 

*TAE del 0,80% (0,80% TIN) para un depósito a 3 meses, TAE del 1,20% (1,20% TIN) para un depósito a 12 meses y TAE del 1,50% (1,50% TIN) para un depósito a 60 meses. A partir de 10.000 € y con liquidación cada 90 días. Oferta para particulares. No existe el derecho a la cancelación anticipada.

 

*Este artículo se elaboró con fecha 7 diciembre, 2018, por lo que es posible que alguna información no esté actualizada. Te recomendamos que siempre revises la fecha de publicación del artículo. Consulta aquí las condiciones vigentes del Depósito Facto



En Cuenta Facto nos preocupamos por tus intereses y para garantizarlos somos cercanos, accesibles y completamente transparentes. Te mantenemos informado en temas de inversión y economía diaria. ¡Bienvenido a Facto!



Banca Farmafactoring S.p.A. Sucursal en España actúa bajo la denominación comercial FACTO. C/ Luchana, 23. 28010 Madrid. Entidad de crédito sujeta a la supervisión del Banco de España e inscrita en el Registro de Entidades de Crédito Nacionales del Banco de España con el número 1554. CIF W-0056035I inscrito en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 33.383, Folio 148, Hoja M-600965, Inscripción 1ª. Banca Farmafactoring S.p.A es una entidad bancaria adherida al Fondo de Garantía de Depósitos Italiano (F.I.T.D. – Fondo Interbancario di Tutela dei Depositi). Importe máximo garantizado hasta 100.000 euros por titular.