Trucos para elegir a un buen asesor financiero

23 feb, 2017 -

Aunque la figura del asesor financiero no es todo lo conocida en España como sí lo es en otros países de nuestro entorno, poco a poco está ganando peso y confianza entre los ahorradores e inversores de nuestro país. Se trata de un profesional especializado en el campo de las finanzas que puede ayudarnos a elegir correctamente los mejores movimientos a realizar en con nuestra cartera de inversiones. Pero para que esto sea así, es fundamental que nuestro asesor financiero sea competente, independiente y que sepa adaptarse a nuestras necesidades de ahorro e inversión. A continuación, conoceremos un poco mejor a esta figura profesional, descubriremos cuáles son sus funciones y en qué debemos fijarnos a la hora de contratar a un buen asesor financiero.

faro acantilado mar oceano

¿Por qué contratar a un asesor financiero?

Siempre es importante que sepamos cómo funcionan los diferentes productos de ahorro e inversión que contratemos para conseguir obtener la mejor rentabilidad por nuestro dinero. Pero llegará un momento en el que, ante el nivel de complejidad de ciertos productos, necesitemos la orientación de alguien que conozca mejor que nosotros el mundo de las finanzas.

Llegados a este punto, a la hora de decantarse por inversiones complejas y de riesgo elevado (acciones, ETFs, otros productos de renta variable…) muchos ahorradores piden consejo a un amigo, un conocido, consultan medios especializados o se informan a través de Internet. Eso está bien, pero si queremos tener las todas las garantías que merecen los ahorros que tanto nos ha costado conseguir, lo mejor es que acudamos a un profesional experto en la materia para que nos recomiende en caso de tratarse de inversiones de riesgo medio y elevado. Para consultar el nivel de riesgo de una inversión, puedes ver el siguiente post sobre el semáforo de riesgos.

¿Cuáles son las funciones del asesor financiero?

La principal función de un asesor financiero es la de orientarnos en la toma de decisiones a la hora de invertir nuestro dinero en diferentes productos de ahorro e inversión. Pero no bastará con que nos diga cuánto debemos invertir y en qué. Un buen asesor financiero debe ser capaz de conocer a sus clientes y establecer una estrategia de inversor adaptada a las necesidades de cada uno de ellos.

Para ello, primero deberá determinar el perfil inversor de cada cliente en función de su tolerancia al riesgo, para saber cuáles son los productos que mejor responden a sus necesidades de inversión. Esto es fundamental: de nada servirá que nuestro asesor proponga los movimientos más agresivos si nosotros tenemos una baja tolerancia al riesgo. Debe haber una buena sintonía entre asesor y cliente, que el primero entienda las necesidades del segundo. Y que a su vez el asesor sea capaz de explicar correctamente las características e implicaciones de cada opción de inversión. Y esto incluye su funcionamiento, ventajas e inconvenientes, la fiscalidad del productocuestiones legales, etc. Además, el asesor financiero no se limitará a proponer una sola opción a la hora de trazar una estrategia de inversión. Por el contrario, debe ser capaz de ofrecer varias alternativas al cliente, explicar cada una de ellas y dejar la libertad necesaria para que el ahorrador pueda tomar la mejor decisión con claridad y conocimiento de causa.

Dicho esto, es importante recordar que como clientes debemos adoptar un papel activo a la hora de definir nuestras estrategias de ahorro e inversión. Contratar a un asesor no debe ser sinónimo de desentendernos del tema y cederle al profesional toda la responsabilidad, sino todo lo contrario. Es nuestro capital el que se está gestionando, debemos entender cada propuesta que el asesor nos haga y pedirle que resuelva todas nuestras dudas.

escaleras madera cuesta verde

¿En qué debemos fijarnos para elegir a un buen asesor financiero?

En el terreno de la asesoría financiera, como ocurre en todos los campos, podremos encontrar profesionales mejores y peores. Por ello, es importante que dediquemos el tiempo y el esfuerzo necesarios para elegir al mejor que podamos permitirnos, ya que una buena elección conseguirá que nuestro asesor nos ahorre mucho más tiempo y esfuerzos en el futuro, y también, por supuesto, dinero. La elección de nuestro asesor dependerá en gran parte de nuestra filosofía de inversión y deberemos contratar al que mejor se adapte a nuestras necesidades. Sin embargo, hay una serie de requisitos importantes que deberían ser comunes a todos nuestros candidatos y ciertos aspectos que deberíamos tener en cuenta:

  • Que sea un profesional certificado de la asesoría financiera. En los últimos años, el sector de la asesoría financiera ha sido regulado, por lo que para poder ejercer, los asesores deben estar inscritos como EAFI (Empresas de Asesoramiento Financiero) en la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Podemos consultar de forma sencilla si nuestros candidatos están certificados en este enlace. Certificaciones profesionales como las de Asesor Financiero Europeo (AFE), o Planificador Financiero Europeo (EFP), siempre ofrecen una mayor confianza y garantizan un cierto nivel de competencia, así como el reciclaje continuo de conocimientos, algo de gran importancia para ejercer como asesor financiero en el marco de unos mercados en constante evolución.

 

  • Independencia. Algunos asesores financieros reciben comisiones de terceros por recomendar a sus clientes unos u otros productos, lo que puede crear un conflicto de intereses que no les permita ejercer su profesión de la manera más objetiva posible. Exigiremos a nuestro asesor financiero independencia profesional y toda la transparencia del mundo en este sentido.

 

conexion verde

  • Debemos solicitar referencias a los candidatos: con qué clientes o para qué empresas ha trabajado con anterioridad, qué clientes lleva actualmente, cuáles son sus casos de éxito, cuál ha sido su formación en finanzas, fiscalidad y otros conocimientos de relevancia, etc. Internet también puede ser un buen medio para contrastar la información de manera rápida y sencilla.

 

  • Antes de elegir, tendremos que hacer una selección entre los asesores financieros que creemos que mejor pueden gestionar nuestras inversiones y entrevistarnos con ellos. Conoceremos de primera mano la filosofía de cada uno de ellos, las características de los servicios particulares que ofrecen y percibiremos la primera impresión que nos transmiten. Elegir a un buen asesor financiero es una cuestión de confianza. Nuestra intuición puede sernos muy útil.

 

  • Por último, debemos valorar la forma de pago que ofrece cada asesor por sus servicios. Algunos de ellos trabajan a cambio de unos honorarios fijos, otros van a comisión por un porcentaje sobre la rentabilidad de la cartera, e incluso pueden optar por formas de pago mixtas que combinen las dos fórmulas anteriores. Hay que elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades. Debemos tener en cuenta también, que la cantidad que destinemos a nuestro asesor financiero debe ser proporcional al volumen de nuestra cartera de inversión. No tendría sentido que la rentabilidad que obtenemos por nuestro dinero se esfume en pagar honorarios.

 

Por último, cabe destacar que a partir del próximo 1 de enero de 2018, fecha en la que se tiene previsto que entre en vigor la directiva MIFID II, todos los profesionales que quieran trabajar como asesores financieros en cualquier país de la Unión Europea, deberán contar con una cualificación mínima que certifique sus conocimientos como asesores financieros.

Siguiendo estos consejos será más fácil que elijamos al asesor adecuado para velar por nuestros intereses. De esta manera podremos tomar nuestras decisiones de ahorro e inversión conociendo todos los factores de rentabilidad y riesgo que debemos valorar, así como las cuestiones técnicas y de fiscalidad que cada producto lleva asociados.

 

 

*Este artículo se elaboró con fecha 23 febrero, 2017, por lo que es posible que alguna información no esté actualizada. Te recomendamos que siempre revises la fecha de publicación del artículo. Consulta aquí las condiciones vigentes del Depósito Facto



En Cuenta Facto nos preocupamos por tus intereses y para garantizarlos somos cercanos, accesibles y completamente transparentes. Te mantenemos informado en temas de inversión y economía diaria. ¡Bienvenido a Facto!



1 COMENTARIO
  1. hola me gustaría constatar con un asesor financiero ,saludos

    Responder

Deja un comentario

Banca Farmafactoring S.p.A. Sucursal en España actúa bajo la denominación comercial FACTO. C/ Luchana, 23. 28010 Madrid. Entidad de crédito sujeta a la supervisión del Banco de España e inscrita en el Registro de Entidades de Crédito Nacionales del Banco de España con el número 1554. CIF W-0056035I inscrito en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 33.383, Folio 148, Hoja M-600965, Inscripción 1ª. Banca Farmafactoring S.p.A es una entidad bancaria adherida al Fondo de Garantía de Depósitos Italiano (F.I.T.D. – Fondo Interbancario di Tutela dei Depositi). Importe máximo garantizado hasta 100.000 euros por titular.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar, analizar tu navegación, así como para mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses. Si pulsas en el botón de “ACEPTAR” aceptarás su uso. Más información.

ACEPTAR