Email: uiueux@gmail.com Phone: +00 21 387
Email: uiueux@gmail.com Phone: +00 21 387

La renta vitalicia y otras alternativas para la jubilación

10 May, 2016 -

Para los ahorradores a largo plazo, la jubilación es un período clave de la vida. Es el momento para el que nos hemos estado preparando durante toda nuestra vida laboral. Ahora es cuando cobra sentido todo el esfuerzo y el ahorro realizado durante años. Si hemos conseguido reunir un buen capital, nuestra tranquilidad durante la jubilación va a ser mayor y podremos sostener sin problemas nuestro nivel de vida. Este es el objetivo último del ahorro personal a largo plazo. Alrededor de esta idea, las compañías aseguradoras crearon hace ya algunos años las rentas vitalicias. Se trata de un tipo de seguro con el que se pretende proveer de esa tranquilidad económica al contratante, desde una fecha estipulada hasta su fallecimiento.

A continuación, veremos qué es una renta vitalicia, cómo funciona, a qué tipo de personas va dirigida y cuáles son sus ventajas e inconvenientes.

atardecer colina arbol

¿Qué es una renta vitalicia?

Una renta vitalicia es un producto a medio camino entre un seguro de ahorro y un seguro de vida. El funcionamiento es relativamente sencillo:  la persona que contrata un seguro de renta vitalicia debe hacer una aportación única de un capital a la empresa emisora. Una vez hecho este pago, la compañía aseguradora se compromete a realizar una serie de pagos periódicos al cliente en concepto de rentas.

Estas rentas serán percibidas por el asegurado desde la fecha pactada en el momento de la contratación hasta su fallecimiento. De esta manera, el cliente se asegura la percepción de unos ingresos fijos durante el resto de su vida. Además, la compañía aseguradora suele garantizar un interés mínimo que el cliente percibirá a cambio de la aportación económica o prima única realizada.

¿Cómo funcionan las rentas vitalicias?

Como ya hemos visto, al contratar una renta vitalicia, el asegurado debe aportar una cantidad económica en concepto de prima única. A cambio, recibirá unos pagos periódicos, generalmente de manera mensual, y una rentabilidad anual sobre la cantidad aportada inicialmente. Al formalizar el contrato, la entidad emisora debe garantizar tanto la cuantía mínima de estos pagos como la rentabilidad mínima que el cliente de la póliza va a percibir.

Al tratarse de un producto financiero de carácter vitalicio, tanto estas cantidades como el importe de la prima única que el cliente debe aportar en el momento de la contratación del seguro van a estar vinculadas a la esperanza de vida del asegurado. Por ello, la principal variable que va a determinar lo que tenemos que pagar para contratar el seguro, así como la rentabilidad que vamos a obtener y la cantidad que recibiremos periódicamente todos los meses; es nuestra edad. A través de este dato y de otros, como nuestro sexo u otros condicionantes, la compañía aseguradora hará un cálculo de nuestra esperanza de vida.

piedras playa mar arena

Como es de suponer, cuanto mayor sea nuestra esperanza de vida, mayor será la cantidad inicial que deberemos aportar para contratar el seguro, y menor será el interés que nos darán y la cantidad de las mensualidades que cobraremos con carácter vitalicio. Es por ello, que las rentas vitalicias se consideran un producto financiero bastante específico que resulta interesante a partir de edades bastante avanzadas.

Por otra parte, las rentas vitalicias suelen contratarse con cobertura por fallecimiento. En estos casos, el contratante deberá designar los beneficiarios de este supuesto, quienes percibirán, por lo general, una cantidad similar a la aportada inicialmente por el asegurado en concepto de prima única (puede haber una desviación del 2% por encima o por debajo de esa cantidad). Aunque también es posible acordar un porcentaje inferior para reducir la cantidad a pagar como prima única.

¿Qué tipo de rentas vitalicias hay?

Podemos distinguir entre dos tipos de renta vitalicia atendiendo al momento en el que el beneficiario de la póliza comienza a recibir las mensualidades.

  • Rentas vitalicias inmediatas

En este caso, el beneficiario firma el contrato y comienza a percibir las rentas de forma inmediata, generalmente al mes siguiente a la contratación. Esta suele ser la modalidad más común.

  • Rentas vitalicias en diferido

Las rentas vitalicias en diferido se diferencian de las anteriores en que estas comienzan a ser percibidas a partir de una fecha futura que debe reflejarse en el contrato. El ejemplo más común es el de una persona de mediana edad que contrata un seguro de rentas vitalicias con la idea de comenzar a cobrar a partir de que cumpla los 65 años, es decir, de su jubilación.

¿Cuál es la fiscalidad de las rentas vitalicias?

La fiscalidad de las rentas vitalicias es uno de sus principales atractivos. Por un lado, el asegurado se evita tener una gran masa de dinero sin invertir, y por otro, las rentas vitalicias cuentan con una serie de reducciones fiscales que aumentan cuanto mayor es el beneficiario.

Las rentas vitalicias deben tributar al IRPF en concepto de rendimiento del capital mobiliario. En este sentido, el asegurado deberá pagar este impuesto aplicado sobre la cantidad que reciba cada año a través de las rentas que percibe mensualmente. El porcentaje que está exento de tributación viene definido por la edad del beneficiario en el momento de contratar el seguro de rentas vitalicias. De esta manera, el asegurado tributará por:

  • Un 45% si es menor de 40 años.
  • Un 40% si tiene entre 40 y 49 años.
  • Un 35% si tiene entre 50 y 59 años.
  • Un 25% si tiene entre 60 y 69 años.
  • Un 20% si tiene más de 69 años.
  • Un 8% a partir de 70 años.

 

pareja sol campo

¿Renta vitalicia o depósito?

Como hemos visto, la renta vitalicia es un producto financiero muy específico que cobra especial interés cuando el contratante tiene una edad bastante avanzada. Se trata de una buena fórmula para casos concretos en los que queremos asegurarnos una fuente de ingresos constante hasta el final de nuestros días. Sin embargo, no podemos considerarlo un producto de ahorro al uso. Al contrario, se trata más bien, de un sistema de gestión de nuestros ahorros enfocado a la etapa final de la vida. Unos ahorros que deberemos haber acumulado de manera previa. Además, el rescate de un seguro de rentas vitalicias conlleva duras penalizaciones económicas, por lo que solo debemos contratar un seguro de este tipo si estamos totalmente convencidos de que es justo lo que necesitamos.

informacion legal producto seguro

En cualquier otro supuesto diferente al anterior, el depósito se posiciona como un producto de inversión mucho más adecuado para el ahorro. Más aún si hablamos de depósitos de alta rentabilidad como el Depósito Facto, que llega a ofrecer una rentabilidad de hasta el 1,50% TAE*. Una forma segura de poner a trabajar nuestros ahorros, con total flexibilidad en la contratación, pudiendo elegir la fecha exacta de vencimiento de nuestras imposiciones y recibiendo los intereses generados trimestralmente.

Si quieres conocer todas las ventajas del Depósito Facto, puedes hablar con nosotros aquí.

 

*TAE del 0,30% (0,30% TIN) para un depósito a 3 meses, TAE del 1,25% (1,25% TIN) para un depósito a 12 meses y TAE del 1,50% (1,50% TIN) para un depósito a 60 meses. A partir de 10.000€ y con liquidación cada 3 meses. Oferta para particulares.

*Este artículo se elaboró con fecha 10 mayo, 2016, por lo que es posible que alguna información no esté actualizada. Te recomendamos que siempre revises la fecha de publicación del artículo. Consulta aquí las condiciones vigentes del Depósito Facto



En Cuenta Facto nos preocupamos por tus intereses y para garantizarlos somos cercanos, accesibles y completamente transparentes. Te mantenemos informado en temas de inversión y economía diaria. ¡Bienvenido a Facto!



BFF Bank S.p.A. Sucursal en España actúa bajo la denominación comercial FACTO. Paseo de la Castellana 81, 9ª planta, 28046 Madrid. Entidad de crédito sujeta a la supervisión del Banco de España e inscrita en el Registro de Entidades de Crédito Nacionales del Banco de España con el número 1554. CIF W-0056035I inscrito en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 33.383, Folio 148, Hoja M-600965, Inscripción 1ª. BFF Bank S.p.A es una entidad bancaria adherida al Fondo de Garantía de Depósitos Italiano (F.I.T.D. – Fondo Interbancario di Tutela dei Depositi). Importe máximo garantizado hasta 100.000 euros por titular.